Home Sede Imágenes San Francisco y San Buenaventura San Francisco y San Buenaventura

NUESTRA APP

Banner

Traduce la Página:

Archidióc. de Sevilla

Banner

Evangelio del dia

Banner
San Francisco y San Buenaventura

A través de una carta existente en el archivo de Vicaría de la Parroquia Matriz de San Juan se ha podido conocer que la Imágenes que hoy reciben culto en la Iglesia de Santa Clara (a modo de hipótesis) de S. Francisco y S. Buenaventura, al igual que los sagrados titulares, provienen del desaparecido convento de San Francisco de esta villa.

 

Tras el cierre del convento la jerarquía eclesiástica ordenó que estas imágenes, entre otras, pasasen a estar bajo la jurisdicción de la Parroquia de S. Juan, cuya iglesia se encontraba saturada de esculturas. Las clarisas conocedoras de esta decisión deciden solicitar la propiedad de estas al Sr. Vicario, por medio de una carta. En dicha carta consta el nombre de “Sor María Teresa de Santas Gertrudis, Abba” y la fecha de Marchena y Agosto 24 de 1833”. A esta no se hizo esperar, y la respuesta llegó tan sólo un día después, con una breve nota en la que constaba la afirmación de dicha solicitud. Decía así:

 

“ Vicaría de marchena 25 de Agosto de 1833.

Concedo a la Madre Abadesa de dicho convento

las dos imágenes condenadas a esta reposición

para que se les de culto en su iglesia.

Pr. Cristóbal Gamero y Gamero.”

Así estas dos imágenes pasan a engrosar el patrimonio de este templo.

 

 

SAN BUENAVENTURA

 

Talla del Cardenal y Obispo de Albano revestido de prelado. Imagen de candelero, compuesta frontalmente representando al santo en su madura juventud. Presenta sayal franciscano de tonalidad agrisada con decoración a base de tallos de flores, con sobrepelliz de fino encaje sobre el que aparece una muceta escarlata. Sobre la cabeza, idealizada birreta cardenalicia como insignia del cardenalato y del doctorado.

 

El tallado anatómico es bueno en manos y cabeza, mostrándose ésta ligeramente inclinada. Su rostro esboza ternura a través de una serena mirada dirigida hacia el fiel.

 

Porta los más típicos atributos del Santo, en su mano derecha la pluma de escribir (hoy desaparecida) mientras con la izquierda sustenta un libro como “segundo fundador” , sobre el que aparece una maqueta arquitectónica alusiva al doctorado de la Iglesia. Iconografía casi semejante a su homónimo del convento de Santa Clara de Sevilla.

 

Hoy, en el lado de la epístola recibe culto en un bonito retablo de madera en su color al gusto rocalla con incrustacios de espejos, junto con dos imágenes más: una Inmaculada Concepción en el centro, que en su tiempo fue el lugar de culto de Ntra. Sra. de los Dolores, y a la derecha de esta Sto. Domingo de Guzmán, fundador de la orden Dominica.

 

SAN FRANCISCO

 

También en el lado de la epístola, pero en el retablo mayor recibe culto una talla que representa al Seráfico Padre en su representación más difundida, San Francisco estigmatizado. Escena prioritaria en la iconografía de San Francisco, pues la impresión de sus llagas, en su estigmatización, reconocían los frailes menores la elección divina de su fundador.

 

Imagen de talla completa en madera policromada y estofada a base de decoración vegetal en el hábito franciscano. Este se adapta a la anatomía del santo donde la sensación de pesadez a través de los gruesos pliegues de escasa abertura, siguiendo a su vez la inclinación, de la pierna derecha, hacia la izquierda. Esta indumentaria es recogida al talle mediante el “cordón franciscano” característico de esta orden y muy utilizado en la decoración arquitectónica del sg. XV. El hábito deja ver los extremos de sus llagados pies, ambos descalzos.

 

La cabeza va orlada por un cerquillo frailero, labrado en pequeños rizos, repartidos por el cráneo. Refleja su rostro expresiva dulzura acompañada de una mirada dirigida hacia la infinita lejanía, hacia un punto perdido.

 

Como atributos la mano diestra sujeta contra la cintura que representa las reglas de la orden, símbolo de fundador; mientras, con la izquierda, levanta el estandarte en el que se representan las cinco heridas, que utilizaron como blasón de la orden, símbolo de la crucifixión sin cruz que sufrió su fundador.

 

Bibliografía: art. Boletín nº 9 Marzo 1996,  “La Humildad”. Autor Vicente Henares Paque.

 

 

 
Hermandad del Señor de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de los Dolores